viernes, 21 de enero de 2011

Cash entre rejas

Una de mis últimas adquisiciones discográficas -sí, aunque pocos y sólo ofertas, soy uno de los pocos románticos que sigue comprando discos-, ha sido una caja de Johnny Cash con sus dos directos en las prisiones a un precio ridículo. En la prisión de Folsom y en la de San Quintín.
"Live at Folsom Prison" (1968). Johnny está en horas bajas, hace cinco años que no consigue un éxito y las anfetaminas, como a tantos otros del inicial circo del rock and roll, lo tienen jodido. Su esposísima June Carter -a la que nunca estaremos suficientemente agradecidos-, le ayudará a enderezarse y este disco lo devolverá al primer plano. Para el hombre de negro supone una especie de primera resurrección. La segunda será de la mano de Rick Rubin en los noventa con las serie "American" pero ésa es ya otra historia.
Lo que más me gusta de los discos es el ambiente y la tensión que se palpa. Nada más comenzar el concierto, algo muy apropiado para la ocasión: su añejo éxito "Folsom Prison Blues". Me quedé alucinado en el coche cuando oí como el público jaleaba a voces como respuesta a estos versos:
"Mi madre me dijo:
siempre sé un niño bueno,
nunca juegues con pistolas
pero disparé a un hombre en Reno
sólo para verlo morir".
Me dije, joder, Johnny, seguro que al Alcaide le encanta tu canción. Para ir caldeando el ambiente. Más tarde he leído que debido a la tensión y a que alguno se soliviantaba más de la cuenta, el concierto estuvo a punto de suspenderse. En "25 minutes to go" también cuenta aquello de "Me reí en la cara del sheriff y le escupí en un ojo" ante la carcajada general y la, imagino, perplejidad de los guardias.
Sin embargo son momentos puntuales; el tono del disco es amargo sin poder dejar de revisitar los clásicos temas omnipresentes en el country como el alcohol, la muerte, la religión o ése que tan cercano siempre le resultó a Cash y que evidentemente tan bien conectaría con la audiencia, la redención.
"Live at San Quentin" (1969).
Un año después repite jugada. Los dos vídeos son de este concierto. El tono es más variado mezclando desde el espiritual al rockabilly. "San Quentin" es una condena el sistema penitenciario en general, tan bien acogida que tuvo que repetirla de nuevo.
Echade un ojo a los vídeos. Son muy buenos con montajes sobre la vida en prisión. Momento histórico en el devenir del rock and roll. Una gran compra.



12 comentarios:

col dijo...

Toda una leyenda.
Parecen los presos y Cash colegas de toda la vida.
Muy buenos los videos.

sanfreebird72 dijo...

Espartaco, como recompensa a tus lecciones de running, te hago un regalo. El dvd de ese magno evento en la prisión. Un click y pa la saca.
abrazos
http://www.megaupload.com/?d=Y9U78Z2P

TSI-NA-PAH dijo...

Grandisima compra1 yo tambien soy un romántico que sigue comprando discos, y muchos.Mas que romanticos somos los que hace posible que sigua habiendo musica1 estoy en favor de desgargar,como no, pero si puedes comprarlo y te gusta realmente, nada como la edicion original y mas de artistas de este calibre!
un abrazo

Paco dijo...

Aquí otro que compra discos. Hay cosas que merecen la pena, sobre todo si tienen un precio razonable.
Fantástica compra y entrada. Los vídeos son todo un documento de la personalidad de Cash. ¡Qué disfrute en la cara de los presos!
Saludos.

Anónimo dijo...

Un tipo que vivió su vida SIEMPRE al límite pasando por todo tipo de situaciones y sabiendo salir de ellas más o menos con categoría.
Efectivamente una leyenda.

Una referencia tu blog, para todos los que nos gusta la música y el deporte.
Muy buena mezcla de los dos, si señor, enhorabuena.

Saludos

DavidP
www.corriendosinsentido.blogspot.com

Atalanta dijo...

Col, los presos parecen más de andar por casa. No parecen mala gente. Cometieron un error. Además parece que Clint va a aparecer entre ellos en cuanto te descuides :) Los vídeos me han encantado. Esto del youtube es una cosa fenómena.

Jordi, tú ya vuelas solo. Lo dicho, una semana y a por ello. Después consilidar y pensar en otros objetivos. ¡Muchas gracias! Me parece un documento alucinante.

Tsi, explícale a un dagal de ahora la magia de tener un disco entre las manos, leer el libreto, las fotos... Condenados a la extinción aunque creo que siempre quedará un reducto inexpugnable. Creo que tener acceso a todo te hace no valorar lo grande que pueden ser doce canciones y lo mucho que pueden llegar a representar en tu vida.

Paco, con "San Quintín", la canción, ves a tíos duros a punto de soltar la lagrimilla. En la ininguantable rutina de una prisión un concierto debe ser como el día más feliz del mundo. De todas formas, así debería ser siempre. Por otra parte, compro discos cuando veo precios "justos".

DAvid, bienvenido y gracias. Me alegro que te guste el blog. Efectivamente Cash varias veces estuvo al borde del precipio pero siempre renació para morir cual personaje legendario. ¿Un ejemplo?
Seguimos en contacto

Mildolores dijo...

Ni las cárceles de entonces parecen las de ahora. Esta es mas propia de la que vimos en "la leyenda del indomable".
Me quedo con el primer video.

Atalanta dijo...

¿A que no eres capaz de comerte cincuenta huevos? :)

Savoy Truffle dijo...

Memorables conciertos ambos. Le sacaron del hoyo en el que se había metido el sólo. De todas formas Johnny era un travieso y en la cárcel se sentía como pez en el agua... je, je, je. Juanito en efectivo es uno de los grandes. Precisamente en mi blog he colgado unas versiones suyas hoy. Saludos.

Savoy Truffle dijo...

Por cierto, yo también soy de los que compra discos de vez en cuando si el precio es razonable y lo que hay en el libreto merece la pena, amén de bajarme todo lo que quiero para conocer y ampliar mis conocimientos. Saludos.

El crusti dijo...

Si que parecen parvulitos los presos... o Cash uno más de entre ellos.
Sanfree, gracias por la aportación.
Muy buena la comparación con "la leyenda del indomable". ¿Eran 50 100 huevos? El Alzheimer...
Un abrazo
Santi

Atalanta dijo...

SAvoy, Johnny parece el más malo de todos :). Comprarte un disco y que no vengas ni letras, ni fotos ni información es como para matarlos, y más en estos tiempos.

Santi, como que tienen un look parecido al de mi padre -no sé si esto le gustaría :)-.
Santi, una cosa de voy a decir: "NADIE, NADIE es capaz de comerse cincuenta huevos"