viernes, 27 de enero de 2012

Mis mejores discos internacionales 2011










Diez discos, no buscaba la cifra redonda. Es coincidencia. No hay orden establecido. Sería pedirme demasiado. Tal y como subieron las portadas.  

Hasta yo echo de menos algún disco y probablemente, cuando me pare a pensar sobre ello, alguna ausencia me parecerá imperdonable pero especialmente hay dos notables, "El Camino" de The Black Keys y "Let England Shake" de PJ Harvey. El primero porque aunque se lo he regalado a Plato, aún no lo escuché como debo pero sé que me matará. El segundo me convence, me parece interesante, grande,por momentos asombroso pero tengo que seguir trabajando en él para que reviente emociones... si es capaz.

De un vistazo, veo que me ha quedado una lista bastante suave, lenta, ¿triste? ¿lánguida?. Sigo escuchando el rock and roll más enérgico pero casi siempre tiro del pasado -en el coche Stones, Guns & Roses, Radio Birdman o Flamin´ Groovies-. Me cuesta  investigar en el panorama actual y no tengo tiempo para todo. Tal vez simplemente se trata de que mucha música la escucho en el despacho y ahí no ha lugar o tal vez sea que ya estoy mayor.

De todas formas, todos son discos maravillosos. "La música se muere" dicen los apocalípticos. ¿Y por qué siento yo esa pena al ser consciente de que se me escapan tantas obras maestras por exceso de oferta?

A propósito,  mientras veía la relación de discos sobre el texto, pensaba qué bonitas son las portadas. Qué pena que todo ese mundo se pierda.


LUCINDA WILLIAMS: "Blessed". Nuestra vaquera favorita no defraudó, demostrando su buena forma a los escépticos. Aristas y balsas, rock y baladas. Porque a veces los cócteles amargos saben tan dulces.

BON IVER: "Bon Iver". Justin lo vuelve a hacer sin insistir en la fórmula de su maravilloso primer disco. La inexplicable belleza del diferente, de lo difícil de aprehender.

NICK LOWE: "The Old Magic". Saber estar. Aquí la explicable belleza del clásico, del que sigue el canon con maestría, del hecho a dar en el blanco, del que trenza mimbres desde antaño sin perder la ilusión y el cariño. Un disco delicioso.

DAVID KILGOUR & THE HEAVY EIGHTS: "Left By Soft". El último descubrimiento del año gracias al Ruta. Tremendo baño de guitarras desde Nueva Zelanda.  Diálogo rico e inacabable por la riqueza de matices. Me sonaban a Television y a alguien más que no acababa de identificar. Sí, eran los gloriosos Dream Syindicate de Steve Wynn. En fase creciente. El rock de guitarras sin síntomas de agotamiento.

THE DECEMBERISTS: "The King Is Dead". Desde principios de año, sabía que estaría en esta lista. Los Decemberistas en estado de gracia. Un disco repleto de singles, unos con brío, otros reposados. Perfecto.

IRON & WINE: "Kiss Each Other Clean". A Sam Beam le sobra la clase para componer grandes canciones. Las viste con distintos ropajes o efectos. Investiga. Sin embargo la verdad es muy simple. El esqueleto de las composiciones y las letras son su espejo.  

LOW: "C´mon". Alan y Mimi, nuestros mormones favoritos insisten en sus himnos. Aunque no es una obra redonda, en alguna de sus canciones más excelsas, sus enviados nos siguen acercando un poquito más a Dios. En lo más profundo de la capilla más oscura.

MY MORNING JACKET: "Circuital". Ya lo decía hace unos días. No es un disco perfecto pero hay mucho carbón en esta mina. Jim sigue explorando y de tanto en tanto, encuentra diamantes y lo más importante, se intuyen vetas que parecen infinitas.

RYAN ADAMS: "Ashes And Fire". Disco de desamor de nuestro rockero más prolífico. Triste y tremendamente hermoso. Será medio idiota pero qué talento atesora el dagal.  La catedral del medio tiempo. Adictivo.

GILLIAN WELCH: "The Harrow And The Harvest".Austero y básico disco folk del matrimonio Rawlings. Huele a Faulkner.  Huele a tierra, a dolor , a sudor, a vida.

Vídeos. Una curiosidad. Me llamó la atención que dos "blogueros" de los que más aprecio, utilizaran términos similares al tratar sobre una canción, identificándola más con un estado en el que se encontraban o querrían estar, Asís la de Low, Joserra la de My Morning Jacket. Les entiendo perfectamente; son dos canciones maravillosas, sorprendentes, de ésas que te inundan.


7 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Todos unas maravillas, sobre todo el de Decemberist, My Morning Jacquett y Gillian Welch.A DAVID KILGOUR & THE HEAVY EIGHTS no los conocia.
un abrazo

Chals dijo...

DEspués de leerte siento una curiosidad enorme por escuchar a DAVID KILGOUR & THE HEAVY EIGHTS: "Left By Soft", los demás que nombras son todas maravillas. El de Low está incluido en pocas listas, inconprensible para mí. Saludos

Jumento Acera dijo...

C'mon my friend!!! You know you have Kiss each other clean!!! Las dos mejores perlas que me he echado a las orejas :))

Como te sobras zagal, pedazo lista.

Joserra Rodrigo dijo...

Está claro Abel , esa lista es lo que hay de verdad en 2011. David Kilgour no conozco y lo subsano rápido y Low aunque tengo sus discos anteriores en este no he tenido tiempo para meterme. Es como el de Joe Henry que no me metí (falta de tiempo) y ahora me está enganchando que pa qué.
Es una lista Atalanta total porque Westman es basicamente eso, verdad.Joder, Abel cómo lo vas a flipar con el disco de Leonard Cohen , esta hecho como estos, para guiarnos. Si no hay canciones que nos guien, yo prefiero morirme...como dice Coco, antes ciego que sordo.
Un abrazo gigante.
P.D: la canción de My Morning me llegó para enterrar a un amigo, tiene huevos y dice I feel wonderful su estribillo, cosas inexplicables, mágicas de la música. El miércoles va a ser su cumpleaños y no voy a poder llamarle o sí , de alguna manera, quién sabe...todavía escuece Wonderful.

col dijo...

¿triste? ¿lenta? ¿suave?
A mí todas estas canciones me emocionan, me llegan, me tocan la fibra. Da igual que se llamen The Who o Death Cab For Cutie, mientras nos hagan sentir bien.
Y a mí me consta que tu tienes la fibra a "flor de piel".

Todas las de la lista son joyas, Iron & Wine, Ryan, Low,...y otras como las de David Kilgour pozos de petroleo todavía por sondear.

Muchas Gracias Espartaco.

Joserra, We are the Mods!

Coco dijo...

Yo también esperaba la publicación de tú lista (a la gente con tan buen gusto no se la puede pasar por alto) y como era de esperar, podría haber sido la mía. Nombres que bailan, en realidad dependiendo del estado de ánimo podrían ser unos u otros, de entre un grupo de veinte o treinta discos. La sensación, desde que el invento de la red lo hace posible, es de que no habría tiempo suficiente ni en veinte vidas para escuchar las obras maestras que se publican año a año, ¿qué esto se acaba?
Y, tienes toda la razón, como si de una vuelta al pasado se tratara, las portadas cada vez más cuidadas, ¿de verdad alguien se cree que toda esta magia dejará de crearse? Hemos dejado de pedir discos prestados, aquellos que grabábamos en cintas de cassette primero y en alucinantes CDRs después, para descargarlos directamente de la web, para comprar aquellos que te llegan más adentro, sí, para comprarlos y tocarlos y hablar de ellos, para continuar con la magia.
Y sólo dos apuntes particulares: “Circuital” es ahora mismo el disco que más disfruto (y que conste que no formó parte de mi lista), como ocurriera con Band of Horses hace un par de años, su obra más pop, y también la más rock, hace que me vuelva a fascinar el universo de Yim James y los suyos (de quién me había distanciado desde “At Dawn”) y David Kilgour, “el gran desconocido”, el nombre que siempre buscamos en las listas para que compartirlas tenga sentido. Siempre me atrajo especialmente todo lo que viniera desde nuestras antípodas, desde los Go-Betweens hasta los Kill Devil Hills y todos esos grupos de pop influenciado por la Velvet Underground (ahí la conexión con Dream Syndicate) de Australia y Nueva Zelanda: The Church, The Bats, The Clean (por ahí andaba David Kilgour), Died Pretty, The Cruel Sea... Investigando entre ellos descubrí a David, ¿se me permite una recomendación?: “Here come the cars” Una P.O.M.
UN ABRAZO!

Atalanta dijo...

Tsi, coño, me dejas alucinado con que yo sea capaz de descubrirte un grupo :)

Chals, coincido contigo. Echo de menos a Low en muchas listas. Es mustio pero muy profundo y tiene algunas perlas tremendas, como la nana. Ya me contarás sobre DAvid.

Jumento, y fíjate que yo a Sam Beam no lo había escuchado bien, con detalle. Estoy investigando en su discografía y me parece lo mejor de lo mejor. ¡¡Haz tú una lista!! Seguro que me descubres algo rico.

Joserra, gracias a vosotros que sois mis guías, los que me descubrías perlas, un día sí y otro también. Deseando meterme con el abuelo que tiene una pinta bárbara. Con las letras y si hay gira, esta vez no me la pierdo -espero que con vosotros-. La música, joder, las canciones, tan cortas y que te atraviesan, te devoran, te elevan. Misterios. Tantas veces amarga y cuántos dulces tiene la vida. Quédate con eso. Nunca olvidarás a tu amigo y la canción de Jim siempre te llevará junto a él.

Asís, por lo que te leo y escucho, me da que ambos nos movemos en la misma onda. ¡Mi reino por es concierto de Cowboy Junkies! Espero que descubras canela en rama y emociones de ésas que nos caen de culo :)

Coco, bien sabemos que aunque menos, nosotros jamás dejaremos de comprar discos. Difícil de explicar al profano. Coincido, hay tanta obra magna que se escapa, que da pena a veces no seguir disfrutando de lo seguro, esos discos maravillosos que no dejan de parirse, para volver a explorar -qué cortos son los días-. Anotadas las referencias australianas, tierra de gran rock and roll. Es verdad, la influencia de la Velvet en Kilgour también es evidente. Oye, ¿Será la edad? ¿Será que por eso estamos más receptivos que nunca, que apretamos y disfrutamos las canciones como si fueran a esfumarse de un momento a otro?

Venga, un abrazo para todos y gracias por esos sentidos comentarios. Ay madre, vaya secta de raritos :)