miércoles, 9 de febrero de 2011

Vidas paralelas: "Malas tierras" - "Nebraska"


Cuando hace unos días escribí sobre "Nebraska" de Springsteen, deliberadamente dejé de lado la canción homónima, para revisitar "Malas tierras", película de culto por antonomasia, inspiradora del tema musical. Está firmada por Terrence Malick, uno de los directores más enigmáticos y esquivos de Hollywood. Nunca concede entrevistas y apenas existen fotos de él -en la película interviene fugazmente-. Cuando hace unos años estuvo nominado al Oscar como mejor director por "La delgada línea roja", en la entrega de premios utilizaron la imagen de la silla vacía del director durante el rodaje.

Estos días volví a verla. Basada en hechos reales, advertencia que usualmente representa un serio aviso sobre la potabilidad de la película, aquí no supone hándicap alguno. Estamos ante una de las mejores películas de los setenta, década fértil en clásicos, por otra parte. Una pareja de jóvenes enamorados a finales de los cincuenta cometieron una serie de asesinatos en su loca huida hacia ninguna parte, al más puro estilo Bonnie & Clide.

A bote pronto la película está emparentada por una parte con "A sangre fría" de Truman Capote, referente de la nueva novela americana que también toma como punto de partida el terrible asesinato de una familia para que el autor trate de rastrear las raíces de la violencia en una sociedad aparentemente sana y civilizada. Por otro lado, es innegable el vínculo con "Rebelde sin causa" de Nicholas Ray. El retrato de una generación que ya no ha vivido la guerra y que camina desorientada y escéptica. Aburrida y sin metas. El caldo de cultivo ideal para que nazca el provocador rock and roll.


Malick, dotado de una especial sensibilidad "de fábrica", puesta de manifiesto en sus escasas películas, utiliza cada plano para el retrato del horror de una forma poética. Busca razones pero no las encontrará. Un chaval incomprendido y rechazado, utiliza la vía de la violencia para conseguir lo que quiere.

Tras negársele la posibilidad de estar juntos, la pareja elegirá la la calle de en medio. Atrapados, sin salida, sin oportunidades, aburridos, fascinados por la figura de James Dean, "sin causa", utilizan las armas como varitas mágicas para solucionar sus problemas. Carentes por completo de empatía, insensibles, no miden las consecuencias. No piden perdón.

Ya completamente ajenos a la realidad, tratan de construir su propio mundo paralelo en el bosque con una cabaña... ¿para regresar a la infancia? Forjan sueños imposibles y se creen especiales. Charlie quiere ser famoso y lo conseguirá.



La relación de la pareja, interpretada por unos magníficos Sissy Spacek y Martin Sheen, es extraña. Apenas hablan pero se siente bien juntos. El Charlie real explicaba mejor que nadie sus sentimientos:

"Estar a solas con ella era como disfrutar de un pequeño mundo propio, no hablábamos mucho, sólo nos acostábamos el uno junto al otro con las manos cogidas... nos abrazábamos fuerte y escuchábamos el aullido del viento o mirábamos la misma estrella o nos acariciábamos el rostro... Junto a ella no me preocupaban mis piernas arqueadas, ni ser un pelirrojo con la cabeza hueca... Sabíamos que éramos el uno para el otro. Ibamos a conseguir que nos dejaran tranquilos. Si se nos hubiera dejando tranquilos, no hubiéramos hecho daño a nadie".

La película inspiró la canción de Springsteen que retrata en primera persona de forma aséptica lo sucedido. Le demandan una justificación que no tiene.

6 comentarios:

El crusti dijo...

Con permiso, cito tu post en mi blog. Muy bueno.
Venía yo dando vueltas a estos temas. Maldita fiebre.
Por cierto, para atormentados (se que no cuadraba con la relación temática del post), Darklands de The Jesus and Mary Chain.
Si no nos comunicamos antes, SUERTE en Sevilla.
Un abrazo febril
Santi

TSI-NA-PAH dijo...

Bonito post y que me llega.Nebraska y Badlands van unidas por un mismo hilo invisble, pero teñido de la misma oscuridad!
un abrazo

Freaky Boy Hood dijo...

Fan-tas-ti-co... De la mano como dice Tsi. Lo comente en tu post de Nebraska y lo repito ahora. Dos historias de imapcto. Y que bien desarrollado el post.

Un abrazo.

Caxaira dijo...

Ey que pasa socio,quillo llevo dos entradas tuyas queriendo entrar en tu blog y se me quedaba el ordenador colgao tio!algo hay ó había que tardaba un güebo en cargar hasta que se quedaba colgao.
Bueno por fin,chula la entrada si señor y las dos anteriores también jajaja!ahora Sí! jajaja.
Saludos

Atalanta dijo...

Santi, muchas gracias. Lo que te faltaba ti, temas chungos para la fiebre. No le vendría mal pero ya los utilizaré en otra ocasión. Algo más habrá que escribir antes del viernes pero gracias. Hará falta.

Tsi, éste sabía yo que te iba a gustar. Pelis rarunas a reivindicar.

Freaky, muchas gracias, hombre. Me alegro que te haya gustado.

Caxaira, muchas gracias. Me alegro que haya "rarillos" a los que gustan estos posts. No sé, no sé de nadie que le haya ocurrido pero escribiendo me hace cosas raras. Para subir fotos y vídeos, tengo que ir al cuadro de HTML porque si no se me cierra. Cualquier día me cambio a wordpress.

Anónimo dijo...

Impresionante como siempre el Boss....
De lo mejor y más profundo de su discografía este Nebraska que le reveló a la altura de los grandes del folk-rock como Young, Guthrie y Dylan y le dió el respeto definitivo que merecía.
Cojonudo el post que te has currado, enhorabuena!!!!
De Malick más de lo mismo; rarito y posiblemente incomprendido pero con obras antológicas como la que nos ocupa.

Como molan esas canciones que te llevan a imaginarte esas larguísimas carreteras con el cielo encapotado de nubes y todo el horizonte por delante...
La América profunda, dicen....

Otra película de otro "rarito" y que a mí me dejó bastante tocado es "The Straight Story" (Una historia verdadera) de David Lynch.
Altamente recomendable y con una interpretación del protagonista sencillamente SOBERBIA. Mejor verla en versión original para poder escuchar su voz.

Suerte con tu maratón, ya nos contarás.

Saludos

DavidP