lunes, 7 de diciembre de 2009

Héroes y hermanos

Mira a tu alrededor, mira a tus amigos, a los que quieres de verdad y pregúntate cada día si volverás a verlos mañana. Básicamente ése es el tema de “Band of Brothers”, una de los mejores series de las que he disfrutado. Cuando hace una semana, Popita le dedicaba una entrada a las series, casi, casi se me olvida hablar de una de las que más me gustó. Hoy le dedico unas letras.

La historia narra el camino de la Compañía Easy de la 101 División Aerotransportada desde que se lanza en paracaídas sobre Normandía hasta que acaba la guerra. Te cuentan que es la compañia que más bajas sufrió durante la Segunda Guerra Mundial. De salida, no me lo creo. Esta guerra dio para mucha dolor y seguro que unidades del ejército alemán y sobre todo de la Unión Soviética (la que al fin y al cabo sacrificó mucho más hombres y mujeres que cualquier otro contendiente), proporcional y absolutamente fueron más castigadas. Al fin y al cabo la Easy sólo combatió durante un año.

Evidentemente te debe gustar el cine bélico, si no, en principio, ésta no es tu entrada. La producción de Steven Spielberg y Tom Hanks no deja lugar a dudas sobre su calidad técnica con imágenes realmente espectaculares, en la línea del desembarco de “Salvar al soldado Ryan”. Ojalá nunca sepamos qué significa una guerra pero no creo que se pueda llevar a cabo una representación que se acerque más a la realidad que la visión de Spielberg de las primeras oleadas en Normandía.

Cada episodio comienza con fragmentos de entrevistas a los verdaderos protagonistas supervivientes donde exponen sus impresiones sobre el tema central del capítulo, ves en sus ojos cómo se agolpan los recuerdos, cómo regresa el miedo, cómo se emocionan, cómo vuelve el dolor o cómo simplemente no hay más que alivio.

Aparte de los exigentes entrenamientos del primer episodio (muy del gusto de cualquier triatleta o ultrafondista), su andadura comienza cuando los arrojan en paracaídas tras las líneas alemanas horas antes de que comience la gran ofensiva y, como unidad de elite, en todas sus intervenciones estarán en primera línea o les tocará siempre bailar con la más fea. En cada episodio se utilizan distintos puntos de vista para contar lo que ocurrió.

Además del desarrollo de las distintas campañas y operaciones, en la serie se tratan muchos temas como son:

El papel de los reemplazos. Las numerosas bajas son cubiertas por novatos que normalmente duran poco, son los primeros que caer. Los veteranos incluso llegan a esquivar el trato con ellos porque es doloroso verlos morir.

El papel de los oficiales y suboficiales, la pieza clave del grupo, de su competencia depende que los pelotones, que las tropas alcancen sus objetivos, vivan o mueran. Se los retrata de todo tipo, verdaderos incompetentes, verdaderos héroes con cabeza capaces de tomar decisiones rápidas y válidas en medio del infierno.
Las otras secuelas de la guerra, desde niños probando por primera vez el chocolate hasta los ajustes de cuentas como las mujeres vejadas, rapadas y desterradas por sus compatriotas tras la liberación, por haber "intimado" con soldados alemanes.

Especial relevancia tiene la Batalla de las Ardenas, el cerco de Bastogne. Si tenéis una somera idea de la Segunda Guerra Mundial, imagino que pensáis que después de Normandía, el ejército aliado poco a poco fue recuperando terreno hasta llegar a Alemania y terminar la guerra. No fue así. En Diciembre de 1944, Alemania realizó una contraaofensiva sorprendente y extremadamente dura que estuvo a punto de tirar por tierra todo lo conseguido hasta entonces en el frente occidental. A día de hoy sigue siendo la operación en la que históricamente más soldados americanos han intervenido, alrededor de 600.000. Hitler no logró sus propósitos porque no consiguieron llegar a las vías de suministro de combustible. De todas formas, el cambio de orientación en el curso de la guerra tampoco era posible. La brecha del frente oriental no dejaría de sangrar; nada podía parar el avance del ingente ejército soviético. En la Batalla de las Ardenas tuvieron un papel muy importante nuestros protagonistas, consiguieron frenar a la Wehrmacht en Bastogne.

Ocultos en el bosque que tornó verdadero infierno donde aparte de recibir ataque artillero sin medida, más de un tercio de las bajas se debieron a la congelación. Gente muy dura que explican cómo realmente estaban petrificados por el miedo, que se dedicaban a hacer agujeros en la nieve, en la tierra, su mejor amiga, y esperaban que no le cayera un obús encima como a tantos de sus compañeros. Ellos no lo han olvidado y cuentan que alguien que sobrevive a algo como Bastogne, nunca será la misma persona.

Cuando llegan a Alemania, cuando liberan un campo de concentración, quedan estupefactos. Incomprensión y horror ante algo que no son capaces de entender, que no sopechaban, algo que todavía nosotros, setenta años después tampoco comprendemos.

La serie acaba con la toma del “Nido del Águila” en los Alpes, mítico refugio de Hitler y con la rendición del ejército alemán. Lawrence de Arabia ya tiene fragmentos en “Los siete pilares de la sabiduría”, en los que muestra gran admiración por el ejército alemán, siempre tan disciplinado. Miles de soldados desarmados marchan sin perder el paso. Hasta en la derrota son muestra de orgullo.

Los mandos militares del ejército alemán son una casta elitista, una aristocracia extremadamente culta y orgullosa; por eso llevan mal convivir con los arribistas y locos de las SS. La serie acaba con el discurso de un general alemán, siempre tan digno, dirigido a sus soldados antes de la rendición reconociendo su labor en estos años tan difíciles durante los que se han forjado vínculos eternos entre ellos y en los que ha sido un honor tenerlos bajo su mando. El capitán Winters de la Easy, de espíritu alemán, estoico y eficaz, lo escucha y sabe y siente como propias las palabras del enemigo. Sabe que también sirvió en una compañía de héroes.

Leer o ver películas sobre el tema nunca nos acercará a entender el precio que tuvo que soportar una generación obligada a sacrificar sus vidas en plena juventud. Todo mi reconocimiento para esos chavales.
Enhorabuena a los que os habéis tragado el ladrillo. Por supuesto los discos los tenéis disponibles para cualquiera que me los pida.
Ale, os dejo a Marlene Dietrich cantando "Lili Marlen", una de las canciones más populares de la guerra, una historia de una soldado en el frente que recuerda a su amada. Goebbles intentó que no se radiara esta canción porque no la consideraba adecuada para la moral de la tropa pero tuvo que cambiar de idea. Ya no se podía privar a cada soldado de su propia Lili Marlen.
"We stand alone together"

Al final se me ha ocurrido dejar unas espectáculares imágenes del "Imperio del sol", la película de Spielberg sobre las vivencias del escritor J.G. Ballard, la alegria del Ballard niño en el momento de la liberación del campo, "¡¡P-51, EL CÁDILLAC DEL CIELO!!"

13 comentarios:

CiegoSabino dijo...

LA GUERRA, tan dura y siniestra, pero que "terriblemente" tiene ese aspecto fascinante, atractivo que ha llevado por su camino a tantos artistas, y particularmente en el cine (bueno, qué te voy a contar).

Y por otra parte "el honor" militar, que no sabemos si es mito o realidad, porque al final una guerra es una guerra y siempre sale lo peor de cada uno, pero siempre se oye hablar de las "reglas" de la guerra, incluso en todas las épocas (por cierto, no sólo en este campo de la vida y la muerte) se habla de "...las guerras de antes", con sus reglas y sus códigos de honor y "que ahora ya no es como antes" ,etc, etc...

En fin, como decía antes "terrible atracción".

Nacho Cembellín dijo...

Me la he leido terita

Popi dijo...

Leida enterita... cuentas cositas que pasan, mal hecho, no gustar no!!! El momento del discurso, es uno de los que más me gustan, junto con el (no)asalto a la casa al otro lado del río. Es donde se muestra el desgaste físico y psicológico al que estuvieron sometidos. Y este caso se ve en ambos bandos, lo que no pasa en el Soldadito Ryan, donde los malos son los malos de siempre y los Americanos los buenos.
Resumiendo, pedazo de serie que habré visto cuatro o cinco veces.

Ya te lo puse en mi blog, se han vuelto juntar Spielberg, Hanks y Goetzman para retratar esta vez la guerra en el pacífico, va a ser del mismo palo: http://www.hbo.com/events/pacific/video.html

davidiego dijo...

compañero, probablemente no te vea mañana, pero nos volveremos a ver.

Atalanta dijo...

¡¡AHÍ ESOS VALIENTES QUE SE HAN TRAGADO EL LADRILLAZO!!

Ciego,supongo que al final quizá lo atractivo el tema, es saber cómo ´te comportarías en una situación límite como ésa, el temple del que estás hecho.
Y sí, yo soy firme partidario de la idea de un código de honor en álgo tan demencial como la guerra. Lo veo algo esencial.

Nacho, tú eras uno de los pocos en los que confiaba.:)).

Tú me la recomendaste, Popi. "Salvar al soldadao Ryan" me parece una gran película y no creo que los alemanes sean retratados como "los malos". En la lucha casa por casa en el enfrentamiento final, cuando una alemán mata con un cuchillo a uno de los americanos, se ve que no son más que gente acorralada. Hacen lo que tienen que hacer, no les queda otra. Esa nueva serie tiene muy buena pinta.

DAvid, nunca seremos capaces de ponernos en situación, nunca podremos entender que significa eso. ¿El domingo en Cabrerizos? Iré a rodar, estoy empezando, me noto oxidado.

Popi dijo...

Claramente son los malos que van a destrozar a la familia Ryan. El cementerio incial es aliado no es alemán, los muertos no son alemanes, no se les llora. A las columnas de Wehrmacht cautivas les increpa el judío como si todos fueran nazis. Además, el alemán que vuelve a combatir contra los que le perdonaron la vida y al final se hace justicia con él. etc, etc, etc... el tono de la serie es muy distinto.

Atalanta dijo...

Lo siento, tron, pero no estoy de acuerdo. La película se desarrolla desde el punto de vista de unos soldados americanos, no veo más. Que un soldado judío increpase a cualquier alemán que se le pusiese delante me parece de lo más lógico, el soldado aleman perdonado hace su trabajo, combate, no más. Reitero mi posición, todos son gente acorralada

Popi dijo...

Las opiniones son como el ojo del culo, todos tienen una. Yo lo veo claro, y no fui el único, se crítico a Spielberg hasta en los Estados Unidos por esto. Y me reitero, al soldado perdonado, después se le EJECUTA. Por combatir, vale, pero si no pretendes dar a entender que ellos son los malotes (y los americanos los buenos al haberle perdonado la vida antes) ese momento sobra.

Michel dijo...

Bueno pues ya en casa!!
No es una chapa como decías, está interesante, me voy a bajar la serie a a ver si saco tiempo para verla.
Gracias por esos dos entrenamientos por el pueblo, he disfrutado como un enano y me han venido de lujo.
Un saludo.

Atalanta dijo...

Popi, tú lo has dicho, opiniones, gustos, críticas. Discusiones estériles. Por mil razones me parece una de las mejores películas de cine bélico, a ti no te gusta. No se hable más.

Michel, no te la pierdas, si te gusta el tema, la vas a gozar. Un placer para mí también conocerte y entrenar contigo. Te veo fino, los 3.45 en SEvilla pan comido.

Popi dijo...

Que dices Abel!!! Si me gusta un güebo!!! Y Spielberg siempre me ha flipado... hace unas cosas increíbles con la cámara. Pero para se medianamente objetivo has de ser critico hasta con lo que te gusta... y me callo que esto no es un foro...

akela-mae dijo...

Pues a mi que no me gustan nada las guerras, ni las pelis de guerra ni nada que se relacione con esto ... me he leído todo tu "ladrillo" y como siempre para quietarse el sombrero, hay que joderse le "pegas" a todo.

Yo ya sabes es que soy muy sensible y este tipo de pelis me pierdo más de la mitad de la cinta, no paro de taparme los ojazos, pero reconozco que alguna he visto auqneu siempre digo no vuelvo, pero vuelvo a picar.

Por cierot que no te dije nada pero me encantó el artículo de Dali y Mozart, ¡¡te leyó hasta Chema!! encuanto le dije que habías puesto un enlace con el Lacrimosa uuffff, sacó tiempo y se lo leyó, normalmente va acelerado y se conforma con lo que le voy contando,epro esta vez no pudo resistirse, me dijo yo cuando me vaya lo quero hacer escuchando El Lacrimosa jajajaja me reí pensando y como pensará que se va a morir, va a tener que incorporarse un microchip que se active cuando este a punto de palmarla jejeje

Eres un pozo de sabiduría variadísima jijijiji.

Besicos

Atalanta dijo...

Popi, me quedo más tranquilo...:)

Akela, mujer, gracias pero vas a hacer que me sonroje :). Yo elijo los temas, tampoco es tan difícil. Algo sí es verdad, disfruto con cosas del más variado pelaje, eso lo considero una gran suerte y en general cuando algo me gusta, me gusta mucho (¡me pasa igual con las mujeres!:). No te creas, de la guerra sabía más con quince años que ahora, me pasaba el día tragándome libracos. En el fondo todas las entradas son textos bastantes superficiales. Me alegro de que le gustara a Chema, tengo ganas de conoceros a los dos... si es que sois un par de cracks. En lugar de Lacrimosa, en mi funeral que suene "Thunder Road" de Springsteen.