domingo, 27 de diciembre de 2009

Tierra

El día que Zapatero intervino en la cumbre de Copenhage, acabó su discurso con una frase de la carta del Jefe indio Seattle al Presidente Pierce aunque en sus labios más parecía un chiste que otra cosa. De verdad que no es por polemizar, independientemente de tus ideas políticas, el amigo "Zápater" me parece un orador descacharrante. Ayer estuve en una conferencia que dio Julio Anguita en Ciudad Rodrigo. Más de dos horas de ponencia , estoy de acuerdo con algunas posturas, con otras no pero le reconozco su capacidad de transmisión, sus conocimientos, sus dotes para hacer reflexionar, para provocar la discusión, el debate serio y sano en una sociedad democrática. Echo de menos políticos de más talla en el panorama actual. En general me parecen bastante mediocres. De mis preocupantes sueños con Soraya Saénz de Santamaría no voy a hablar...:).
A lo que iba, la carta que transcribo es de 1855, del Jefe indio Seattle a al Presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce, en respuesta a la oferta de compra de sus tierras. Muchos la conoceréis, otros no. Da que pensar.

"Gran Jefe Blanco de Washington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Washington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.
¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Ésa es para nosotros una idea extraña.
Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?
Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.
Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.
Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Washington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.
Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.
Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Para él una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.
La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.
Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.
No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.
¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.
El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, el hombre- todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, él debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.
Por lo tanto, vamos a meditar sobre la oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.
Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que el caballo humeante de hierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.
¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.
Ustedes deben enseñar a sus niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.
Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.
Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.
Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.
Ustedes podrán pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Él es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre piel blanca.
La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.
Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.
Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.
¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.
¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.
La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia."

Ecologismo de postal es también la última película de James Cameron, muy espectacular, muy entretenida a ratos, pero desde el planteamiento inicial, ya sabes cómo se va a desarrollar. No hay lugar para sorpresas. Cine hueco. Bienvenida sea si contribuye a la formación en las nuevas generaciones de una preocupación por el futuro de nuestro planeta, aunque por ahora nadie esté dispuesto a renunciar a nuestras crecientes comodidades. Hasta que la cuerda se rompa.

17 comentarios:

davidiego dijo...

nada que añadir.
preciosa entrada.

Clemente Alonso McKernan dijo...

La última frase de la carta es demoledora!

Furacán dijo...

Siempre me ha parecido una de los textos con más sentido que he leído nunca, de hecho tengo un párrafo en una columna de uno de mis blogs.

CiegoSabino dijo...

Bueno, yo ahora no estoy para temas serios, sólo vengo a decirte que tienes tus reyes (de parte del Doctor D.D.) en casa.

akela-mae dijo...

¡¡qué bonita entrada!! me fascina la vida de los indios americanos qué lástima que esa vida ya no exista, otra de las grandes pérdidas de la humanidad.

Menos mal que aquel espíritu sigue vivo en muchos de nosotros, con eso nadi podrá acabar, auqneu mira que lo intentan.

Ya lo he dicho en el blog de DD, a mi AVATAR me ha gustado muchísimo, es la primera vez que una peli de cienza-ficción me gusta, me atrapa y me llena, igual soy simple, pero al menos veo en ella algo más que tiros y destrozo sin más, algo que a través de la PSP, la Play o el cine muchos muchachuelos de hoy en día pueden aprender y es el respeto y el amor a la naturaleza y que vean que el dinero no lo puede todo yque por encima de os intereses de cad auno están los intereses de la Tierra.

Besicos.

inma dijo...

mejor exposición imposible.. NOS ESTAMOS CARGANDO LA TIERRA.

Michel dijo...

Zapatero, orador descacharrante, querrás decir pésimo y lamentable orador descacharrante.
Soraya tiene su puntito.
Aunque mi preferida físicamente es Bibiana Aido, digo físicamente porque ideologicamente estamos muy distantes.
Que sabia carta, el problema es las manos en las que estamos, si Moratinos es Ministro de AAEE asi nos luce el pelo......
Nosotros no lo veremos, pero nuestros nietos es posible que si, la tierra se va al carajo.

Atalanta dijo...

Gracias doc, por el comentario. Gracias por el polo. La talla perfecta. Mañana pongo una foto.

Clemente, apocalíptica. Lo que hablamos, confiaba en que fueras uno de los pocos que te leyeras una entrada tan larga.

Furacán, imaginaba que esto sí que te lo sabías al dedillo.

Akela, si es que tús sigues siendo una dagalina medio india. A mí la ciencia ficción me gusta mucho, sobre todo las que son un poco rollo. Ésta me parece muy entretenida y el mensaje es positivo pero no sé yo si la volveré a ver. Me gustan la pelis donde las motivaciones no sean tan claras. Será que me estoy haciendo mayor.

Inma, de eso no hay duda pero el problema de verdad llegará cuando todos los chinos, los indios... quieran tener coche, aire acondicionado, vacaciones... Materialmente imposible. Esto no da para más.

Michel, que te me vas por el camino político, nada recomendable en este tipo de foros. Aunque está en mis antípodas ideológicas, reconozco que he soñado un par de veces con Soraya, era mi instructora de natación (!?). Aquello me sorprendió pero lo que me preocupó realmente es que hace quince días, volví a soñar con ella...?

Xocas dijo...

No sé si en este u otro blog, comenté hace un tiempo que una sorpresa desagradable que me llevé ya hace unos años fue comprobar que los principios básicos de respeto a la Tierra y su biodiversidad no eran compartidos por mi generación. Me parece increíble que teniendo la información que tenemos actuemos de una forma tan inconsecuente, en general, si es que no topamos con alguien que directamente niegue que atentemos contra nosotros mismos al hacer el uso que hacemos de los recursos disponibles. Una pena.

Atalanta dijo...

Xocas, tú lo dices, ahora tenemos más información que nunca pero casi toda mediatizada ideológicamente. Confiemos en que las nuevas generaciones utilicen un poco más el sentido común. Es evidente que los recursos son limitados. Y es una pena pero no tenemos la posibilidad de gritar aquello de "¡Paren, que yo me bajo!". Todos vamos en el mismo vehículo... y no hay otro.

akela-mae dijo...

Mira si tengo espíritu indio que de "jovencita" me totemnicé, si, si y sabes que animal elegí Gacela -algún día lo contaré- (Lobo ya lo era, Akela y no me dejaron) y me pusieron de apellido Impulsiva ... así que ya sabes soy Gacela Impulsiva.

Me lo gané a pulso jeje y había una pantera y una leona y no me cazarón ....

Xocas estoy contigo en el comentario no se en que piensan algunos, en fin esperemos que cambiemos algo la mentalidad de los más jóvenes

Besicos

Humberto Cerezo dijo...

salvando el hecho de que no creo esa carta sea verdadera, o al menos no creo que sea atribuible a un jeje indio del S XIX.. sí que es muy bonita y sí que da que pensar..
lo de copenhage: pero alguien esperaba de verdad que se fuese a hacer algo importante?? una vez escuché, en tono de broma, o no tan de broma, no sé yo.. algo así como que en lo más profundo de nuestras conciencias no nos importaba una mierd. que el mundo se fuese al carajo; bueno sí, nos importaba que no se fuese al carajo mientras estuviésemos nosotros en él; y así nos luce el pelo, y dentro de 3 ó 4 generaciones me da miedo pensar cómo dejaremos ésto.
El mundo ya no es sostenible en nigún aspecto, no solo ecológico.Yo ya llego a pensar si no es peor comer toda la carne y pescado que como a comprarme un todoterreno tipo Hummer. y algunos piensan que la solución está ir en bici al trabajo y ya está...
Pero con la CALAÑA política que hay en todos sitios yo no espero nunca nada bueno. Y eso tb es culpa nuestra, por sectarios y aquí hablaríamos del tan manido "interés general", pero lo dejo que no quiero soltar ladrillaco y vas a pensar que soy un descreido.. jejeje
saludos a todos

Atalanta dijo...

Akela, digo Gacela Impulsiva,mandeeee.... ya estás preparando una entrada sobre eso de la "totemnización".... ay qué bueno... qué tía.

Humberto, es que eres un descreído...:). Sí yo también iba a poner que la carta imagino que tendrá un núcleo verdadero pero es difícilmente creíble en su totalidad.Tal vez está adaptada a la idea que queremos defender.
En política somos de piñón fijo pero es normal que la gente esté realmente desencantada. No entiendo por qué no se buscan nuevas alternativas. Creo que puede haber políticos con buenas intenciones pero los intereses económicos son muy poderosos, realmente son los que deciden todo y para ellos no hay más visión que el beneficio a corto plazo.

inma dijo...

ME ACONSEJAIS VERLA CON ALEX 8 AÑOS?? el quiere pero considero que hay partes que aun no maduro.

gracias

Popi dijo...

Pues yo si creo en la sostenibilidad del crecimiento.No estamos más que rozando la capacidad de los seres vivos y en especial los vegetales, de producir alimento e incluso energía. Pero claro, hay que crecer con cabeza. Y ya no los estúpidos políticos, si no las multinacionales son las responsables de ello y claro, no van a perder dinero... que de esto se trata.

La entrada, mu' chula, mozoo

Atalanta dijo...

Inma, no controlo yo mucho lo de las edades de los dagales, pero yo creo que Alex con la peli iba a flipar.


Popi, sabrás tú más del tema pero me da a mí, que al fin y al cabo a Occidente le interesa que medio mundo esté lleno de "desgraciaos" sin derecho a nada, con calidad de vida cero.

Phaeton dijo...

Obvio comentar la carta porque es más bien apócrifa, además partiendo del hecho de que al paso que voy es improbable que mi ADN termine desparramándose por este planeta lo que a este le pase dentro de 200 años, por decir una cifra, me la trae perfectamente al fresco, tarde o temprano nuestro sol terminará convirtiendose en una "gigante roja", pero yo no lo veré, lo de dentro de 200 años tampoco, por tanto para mi como para del tiempo cósmico doscientos o unos millones de años son igual de irrelevanteses.

Lo de "Zetaper" se comenta por si mismo, y a diferencia del fin de los tiempos si me afecta, y no es que me queje por tener que pagarle el sueldo, pero ya que hay que pagar un payaso, podía ser este o el otro, al menos las gracias podrían ser buenas.